Descargar Catálogo

Gloria Contreras, o cuando la poesía encuentra a la danza

 In Artículos del blog, Blog

Por Óscar Flores Martínez

resize

A la 1:46 del jueves 26 de noviembre de 2015, el departamento de prensa de la Coordinación de Difusión Cultural UNAM envió un boletín informativo. Su primer párrafo, sobrio, casi neutro, apunta: “La Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM informa que la maestra Gloria Contreras Röniger (o Roeniger, como prefieren otras fuentes escribirlo, cabría apuntar al margen), fundadora del Taller Coreográfico de la UNAM, falleció el día de ayer, alrededor de las 23:00 horas, en su casa de San Ángel Inn, así lo dio a conocer su hija Lorena Luke Contreras”.

Con la muerte de Gloria Contreras culmina la danza escénica mexicana del siglo XX. Esta aparente contradicción se diluye al pensar que la cronología de las épocas en el arte no siempre coincide con el calendario.

Gloria Contreras deja un acervo coreográfico invaluable. Con su obra y con la de Nellie Happee, el ballet mexicano transitó hacia la modernidad. Para fortuna de Contreras, ella pudo tener varias compañías con las cuales corporeizó de manera constante sus ideas estéticas.

Foto-011-762x510

Una coreógrafa que transitó por diversas vertientes

Generalmente, la coreología de Contreras se le concibe preponderantemente como “neoclásica”, en su acepción del tipo de neoclasicismo generado por George Balanchine. Cierto, Balanchine fue su principal mentor creativo, pero al conocerlo en Nueva York ella ya era una coreógrafa más que incipiente, baste recordar que Contreras muestra a Balanchine una selección de su obra para pedir su opinión.

Es precisamente cuando Balanchine le responde –y cito de memoria– “Si tengo que firmar un papel que diga que tú eres coreógrafa, lo firmo. Pero tú no quieres ser coreógrafa, quieres ser poeta”.

Baste recordar que con Huapango (1958, NY; 1959 México) culmina formalmente el nacionalismo en la danza mexicana. Pero también habría que hablar de “las otras” Gloria Contreras, igual de valiosas: de la vanguardista (Electrodanzable, 1972); de la renovadora del ballet (Vitálitas, 1959 NY; 1960, México); la creadora de “miniaturas coreográficas” (Syrinx, 1968); de sus ballets narrativos (La muerte de un cazador, 1967 NY; 1972 México), de sus obras nacionalistas (El mercado, 1958 NY; 1959, México), neonacionalistas (Danzón N° 2, 2000 Puerto Rico, 2000 México); de sus obras de temas políticos (Guantanamera, 1995), de sus estudios psicológicos (Densidad 21.5, 1996), entre otras facetas.

Pero, sobre todo, habría que hablar de las obras maestras que Gloria Contreras creó: el ya referido Huapango; de su deslumbrante Concierto en re (1967, Brasil; 1968 NY; 1978 México-obra completa); de su esencial Danza para mujeres (1970 NY; 1971 México); de su místico Réquiem de Mozart (1993); de su erótico Opus 45 (1979) de sus feroces Sensemayá (nueva versión 1965, NY; 1980, México) y La consagración de la primavera (1994).

gloria-contreras-4

Una artista ejemplar

Gloria Contreras fue la coreógrafa mexicana más estudiada. Existe obra publicada sobre su obra en español, ruso, inglés y alemán. Asimismo, su danza fue vista desde Canadá hasta Chile, así como varias ciudades de Europa, hasta Ucrania.

Es, a la misma altura de Guillermina Bravo, uno de los pilares fundamentales de la danza mexicana del siglo pasado. Su proceso creativo se caracterizó, aún en sus obras menores, por ser riguroso, por entender la coreografía como un puente donde se comunican directamente la danza y la música.

Desafortunadamente, por múltiples factores, Gloria Contreras no deja sucesores coreográficos. Con ella prácticamente termina en nuestro país una manera de hacer coreografía.

En este brevísimo obituario vale la pena enumerar algunos aspectos que fuera del ámbito artístico también distinguieron a Gloria Contreras. Fue una ejemplar promotora cultural, creadora de un público devoto. Una guerrera que defendió su proyecto de vida que fue el Taller Coreográfico de la UNAM. Y, lo más importante, logró que muchísimas generaciones de estudiantes universitarios y público en general valorara el arte de la danza.

Foto-031

Digno de todo elogio fue la preocupación de Contreras para que el acervo coreográfico de su compañía la sobreviviera. No existe en este país una compañía de danza que tenga sistematizado su acervo como el TCUNAM.

Casi todo su repertorio está registrado fotográficamente, así como cuenta con grabaciones cuyos originales van desde formatos extintos como el ¾ o el Betacam hasta archivos digitales. Además de tener ordenado metódicamente programas de mano, documentos, cartas, dibujos y todo aquel documento que registrara de alguna manera el devenir de su compañía.

El espacio se agota y quedan muchos temas de la vida y la obra de Gloria Contreras que deberían de ser tratados. Culmine este panegírico con un exhorto a que lo edificado por Gloria Contreras no se destruya. Que su obra coreográfica (tal y como ella la concibió) logre ser vista por las nuevas generaciones, que continúe analizándose, que siga siendo parte viva de nuestro patrimonio cultural intangible.

Foto-021

Una breve semblanza

María del Carmen Gloria Contreras Röniger nace en el Distrito Federal en 1934. Realizó estudios profesionales en México con Nelsy Dambré (1946-1954) y en la School of American Ballet en Estados Unidos con Pierre Vladimiroff, Felia Doubrovska, Anatole Oboukhoff, Muriel Stuart, George Balanchine (1956-1964) y Carola Trier  (1958-1965).

Como bailarina profesional trabajó en México para el Nelsy Dambré Ballet y el Ballet Concierto; en Canadá para el Royal Winnipeg Ballet y la CBS TV, en Estados Unidos para The Gloria Contreras Dance Company y el Taller Coreográfico de la UNAM.

En el terreno de la coreografía montó obras para importantes compañías del mundo como el New York City Ballet, el Robert Joffrey Ballet, American Light Opera of Washington, Civic Opera, Philadelphia Lyric Opera, ABC, TV of New York, Oakland Ballet, Saint Louis Ballet (Estados Unidos); Royal Winnipeg Ballet (Canadá), Ballet del Teatro San Martín (Argentina), Ballet Nacional de Chile, Compañía Nacional de Ballet (Brasil), Ballet Concierto, Ballet de Cámara de México, Academia de la Danza Mexicana, Ballet Clásico de México, Ballet Nacional de México, Ballet Clásico 70 y Compañía Nacional de Danza (México), Ballet Nacional de Cuba, Compañía de Ballet del Conservatorio Estatal Rimsky-Korsakov (Rusia) y  Ballet Concierto de Puerto Rico.

En 1970 fundó el Taller Coreográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México, siendo desde entonces su directora general y artística; así como su coreógrafa principal, cuyo repertorio asciende a más de doscientas obras originales. Con el apoyo de la UNAM, dirigió 94 Temporadas presentando cada semana dos funciones con un programa diferente, durante nueve meses al año en el Teatro Arq. Carlos Lazo y en la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario.

A lo largo de su carrera, recibió cerca de cuarenta distinciones, entre las cuales destacan el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2005, el Premio Universidad Nacional en 1995; la medalla “Mi vida en el teatro” de la UNESCO; el Premio  a las latinas más destacadas del año otorgado por el gobierno de Los Ángeles, la Medalla conferida por la Universidad de Guadalajara, la Copa de Plata a la excelencia artística otorgada por la Ópera Popular de Estados Unidos, entre otras. Además fue creadora emérita del Sistema Nacional de Creadores de Arte desde 1999 y  miembro de número de la  Academia de las Artes desde  2003.

Gloria-en-Cuarteto-en-Fa-e1450740235192-1024x1024

Sobre su vida y obra se han escrito más de diez libros, destacando Gloria Contreras. Fenómeno del ballet mexicano de diversos autores de origen ruso;  Gloria Contreras. Las raíces rusas del ballet mexicano de Boris Illarionov y Movimiento, ritmo y música. Una biografía de Gloria Contreras de Mitchell Snow.

Escribió numerosos artículos, así como los libros What I Learned from Balanchine. Diary of a Choreographer; Contrología. Un sistema completo de ejercicios para hombres y mujeres y Ballet paso a paso, primero y segundo grados sobre la metódica para la enseñanza del ballet clásico.

La crítica nacional y extranjera ha enfatizado que las coreografías de Gloria Contreras cumplen con una nueva definición estética del México de hoy, abarcando todas las contradicciones de la vida contemporánea en un cuerpo de obras invaluables.

gloria-contreras

FLORES, Óscar (26 noviembre 2015). Gloria Contreras, o cuando la poesía encuentra a la danza. Recuperado el 4 de febrero de 2016 del portal de Internet «El portal de la palabra»: http://www.elpoderdelapalabra.com.mx/gloria-contreras-o-cuando-la-poesia-encuentra-a-la-danza/

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search